Poemas: VOLVI A AMARTE y A DOÑA INES

VOLVI  A  AMARTE

poema al Huascarán por: Roger Villon Ángeles, 1982

Fuiste silencioso testigo

de grandes y bellos amores

en noches frescas de luna llena

con olor a alfalfa, pasto y retama.




Por los romántico y complaciente

que siempre has sido

me aventuro a pensar

que hicieron bajo tu mirada,

porque nací y crecí amándote




Te canté y recité desde niño

fuiste mi más grande orgullo.

todos te quisimos, admiramos y

bebimos el agua cristalina y vivificante

que generosamente nos regalabas.




Nos sentíamos fuertes, protegidos

bajo tu inmaculada custodia

a pesar de estar mancillando

tu intimidad omnipotente

mas un día fatal pensé que me fallabas

porque tu ira dormida, irrumpió violenta

llevándote a los que más amábamos.

un inmenso dolor invadió mi alma

no quise saber más de ti.




Recorrí largos caminos

tratando de olvidar

mas el tiempo con sapiencia infinita

se encargo de cicatrizar heridas

entonces regresé

y nos vimos frente a frente

te increpé….

más tú permaneciste callado, majestuoso,

sereno siempre.




Cerré mis húmedos ojos,

la razón llegó a mi confusa mente

acepté mi culpa y la de ellos

los únicos responsables fuimos nosotros

y seguimos siendo

por invadir tu señorío.

Levante otra vez los ojos,

te ví más blanca y hermosa que nunca

y volví a amarte.
 -----------------------------------------------------------------

A DOÑA INÉS

Por Roger Villón Angeles

Dejad a los niños venid a mi

Y no lo impidáis

Porque de ellos es el reino de los cielos.

Jesús les impuso las manos y continúo su camino

Mateo Cap. 19   Ver. 14- 15

Sin duda, los niños se fueron regocijados y felices,

El maestro lo sabia, por que también el fue niño.

La sonrisa  de un niño es el destello de un mundo feliz,

Quien aviva ese sentimiento  siempre está con Dios.

 

 

¡Sacadlos de mi vista ¡ esos bastardos no me sirven.

ociosos, mentirosos y ladronzuelos, solo saben comer,

vociferaba  omnipotente el conquistador

sin reparar  que apenas eran  unos niños, que al  ver

su barbado y fiero aspecto, asustados echaron a correr,

no les importaba las penurias y su hambre,

solo cavilaban en  plata y oro, ciegos de codicia y poder.

Entonces del cieno hediondo y   abrasador

desafiante apareció,  cual   secreta  deidad

orlada de flores  y sanas intenciones

una dama de alcurnia  y noble corazón

que con  pétalos hermosos y fragantes

los cubrió   de frescura y bondad

¡Tomad mis haciendas y toda  mi fortuna!

le ordenó al sorprendido gobernador

¡haced que los niños de esta villa tengan pan y educación!

 

Acataron incrédulos  su  insólita decisión

y los niños de la Villa Yungay   conocieron  el resplandor

de  la sabiduría y  el genuino amor.

Su rostro indudablemente bello,  se perdió en el tiempo

más no su espíritu  generoso  que crece  inmaculado.

Guía visionaria,  filántropa,  precursora  de mil batallas

noble, caballerosa matrona  de sueños increíbles

Doña INES DE SALAS VIUDA DE LOPEZ VILLOSO

vivirá para siempre.

———————————————————————

Roger Villón Angeles, yungaíno, exalumno de Santa Inés,

de la Promoción Ciro Alegría – 1969, poeta y editor.

RETORNO A PAGINA INICIAL

 

 
Sitio web optimizado por: Posicionamiento en Google
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento