Leyendas: Maria Josefa

MARIA JOSEFA (*)

Version 1

 Maria Josefa Chávez Ontaneda, nació en Purhuay, Provincia de Marañon, Huanuco, el 12 de diciembre del año 1700.

 Tenia “el rostro bello … una frente amplia y calida como los ángeles, los ojos grises en piadosa imploración, las mejillas como amapolas frescas, la boca como arrobo en flor, el torso exhubero como esculpido en onix y las manos aladas y hóstiales” en suma Maria Josefa era primero “un botón primaveral” y luego “una flor esplendida”, a la que la vida del campo la convirtió en “fuerte y valerosa”.

 Cuando tenía 20 años, Maria Josefa se enamoró  de Eusebio López de la Vega, un joven botánico, quien muere al retorno de un viaje de estudios en la selva central. La noticia de la muerte de Eusebio la llenó de consternación.

 Después de varios años, desde la muerte de Eusebio, el padre de Maria Josefa “Don Asunción”  la comprometió en matrimonio con Carlos Gustavo, un hombre que era un “truhán, prepotente , borracho e impúdico” de una “ personalidad torva y morbosa”.

 Ante esta realidad, el 07 de junio de 1730 a las 2 de la madrugada, Maria Josefa huye hacia Yungay en compañía del arriero Don Canuto Castillo.  Después de seis dias de caminata por fin transmontaron el portachuelo y llegaron a la laguna de Llanganuco y cuando ya se dirigían a Yungay  el “…súbito eco del trote de una cabalgadura herrada se les acercaba y cada vez mas próximo parecía aterrorizarlos… Don Canuto volvió atrás la mirada y advirtió la presencia de Carlos Gustavo…”

 Maria Josefa trato de huir, pero Carlos Gustavo se interpuso, entonces “trató de aventurarse aventándose a la corriente del río (que baja de Llanganuco)” y en su intento de huir desapareció en el río para siempre.

 En homenaje a la doncella “…una hornacina rústica en el camino y una laja sobre la tumba son bastantes para encender una vela….Y una tierna y pía, dulce y suave tonalidad de santidad angelical flota en el escenario incitando a la pureza y a la fidelidad.”

 (*) Resumen de la Obra “La leyenda de Maria Josefa”, version recogida por el historiador  Ancashino Julio Olivera Ore, 2005, 90 paginas, en venta en el INC de Huaraz. A la fecha el Dr. Olivera, quien radica en Boston –USA, ha publicado otras obras tales como “Cuentos Andinos” y “Cartas de Chenedollé a Albertina”.

Ver tambien en:http://www.tinet.org/~elebro/poe/joli/mariaj21.htm

y la leyenda completa en: http://www.tinet.org/~elebro/poe/joli/mariaj0.htm

<< volver a la pagina anterior

………………………………………………………………………………………………………………………..

MARIA JOSEFA (**)

Version 2

 En las vacaciones escolares la mayoría de los estudiantes conchucanos retornábamos a nuestra tierra, salíamos de Yungay muy de madrugada, casi siempre amanecía cuando cabalgábamos por  el paraje denominado María Josefa muy cercano a las lagunas de Llanganuco, lugar de gran belleza, con abundante vegetación de queñuales, el camino de herradura iba casi paralelo al río de aguas cristalinas y frías que bajaban bulliciosas.  Cuando pasábamos por esta zona era conversación obligada el tema de María Josefa, todos sabían por tradición que una bella y joven conchucana había tenido un trágico fin por estos parajes, hay varias versiones sobre elcaso, en esta oportunidad brevemente les narraré una.

 –.–

Se dice que María Josefa  siendo muy joven había sido obligada ´por sus padres, como era costumbre en esos lugares y en aquellos tiempos a casarse contra su voluntad  con un hombre mucho mayor que ella, a pesar que su corazón le pertenecía a un apuesto joven que vivía en el pueblo vecino al otro lado de la quebrada.

Como era de suponer  la unión no funcionó pese al esfuerzo de María  de ser una buena esposa e hija obediente.

          Además de gordo, feo y calvo, el marido  era sumamente  celoso,  violento, la maltrataba y golpeaba sin piedad por no sentirse correspondido.

           Fatalmente de esta forzada unión  nació una niña que era el consuelo  de la desdichada mujer que cada día se iba marchitando,  desamparada y sin tener a quien acudir, una mañana decidió quitarse la vida junto a su vástago, providencialmente  al dirigirse a un  precipicio no lejos del poblado  con ese objetivo, se encontró  con el joven que siempre amó.

  • ¡No lo hagas por el amor de Dios y de esa niña que tienes en los brazos¡ le suplicó. Huyamos yo te ayudaré.

         María aceptó el ofrecimiento y sin pérdida de tiempo emprendieron la huida.

El mal marido había ido a un caserío a realizar un trabajo, regresaría todavía  al atardecer.

  • Tendremos que apurarnos, tenemos unas 6 horas de ventaja, sé que ese monstruo me seguirá, es preciso llegar a Yungay para partir muy lejos, le dijo a su amado.

         Al no encontrarla en la tarde se enfureció,  vociferó y gritó como una fiera, alguna chismosa que no falta en todo pueblo le dio pormenores de su partida, entonces loco de celos y rabia tomó sus puñales y con la misma emprendió la persecución.

         Habían caminado más de 15 horas sin descanso y alimento, habían transmontado la cordillera y las lagunas,  María Josefa estaba agotada, ya no podía más, decidieron tomarse un descanso.

         Grave error.  El monstruo lleno de odio, acostumbrado a recorrer grandes distancias estaba muy cerca, tras sus huellas.

         Dormían cansados bajo una roca, el joven fue el primero, le tapó la boca y con sus fuertes brazos le quebró el cuello y arrojó al río su cuerpo.

         María Josefa pensó que era una pesadilla cuando la bestia la levantó de los pelos y empezó a golpearla brutalmente

  • ¡Si no eres mía, jamás serás de nadie! Zorra traidora.

Luego sacó el arma y  arremetió  contra su indefensa víctima apuñalándola y seccionándola despiadadamente al igual que a su propia hija, luego de su vil acto corrió enloquecido entre los queñuales y alizos.

El cuerpo de la víctima fue hallada en el lugar de los hechos, un viajero que conocía a la mujer la reconoció.

Es María Josefa, ¡Dios lo tenga en la gloria¡ el mundo para ella era un infierno, se lamentó.

      En memoria de ella fue tomando cuerpo el nombre  del paraje, hasta hacerse oficial en todos los mapas turísticos y ser considerado uno de los senderos de caminata más hermosos del mundo. El sendero  María Josefa.

(**): Version de la leyenda recogida por: Rosa Ofelia Sáenz Ames de Villón. Promocion 1969 del Colegio Santa Ines de Yungay..Publicada en la Revista “En aras del triunfo”.

Sitio web optimizado por: Diseño Web
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento