Articulo: Yo estuve en el matrimonio de JORGE Y JHONY

YO ESTUVE EN EL MATRIMONIO DE:

 JORGE Y JHONY

Por: Víctor Alberto Ángeles Jaramillo (*)

Jorge_JhoniHacen tres décadas, nuestros grandes amigos Jorge Figueroa Merino y Jhony Escudero Oliveros decidieron dar el gran paso hacia la fila de los casados,. El matrimonio civil se llevaria a cabo en la Ciudad de Yanama ……. ..y en aquellos años la carretera estaba en construccion y aun no llegaba a dichos lares.

Algunos amigos que viviamos en Yungay no podiamos faltar a la ceremonia, es asi como Malco Losza y yo nos unimos en Yungay a la comitiva de los parientes de la novia que venían desde Lima.

El viaje por la trocha carrozable de Llanganuco a Chalhua fue lento y fatigante. Despues de llegar a Chalhua  continuamos el viaje por un camino de herradura por poco más de una hora hasta llegar a Yanama.

La vecinos de la ciudad ya vivian los momentos previos a la boda, con un Alcalde exigente y tajante quien para celebrar la boda pedia como requisito el “Certificado de soltería del novio”. Jorge no tenia dicho documento, por lo que tuvimos que someter al Alcalde a un intensivo proceso de convencimiento quien por fin aceptó que bajo juramento un grupo de amigos podamos certificar tal condicion  .

Después de salvar éste impase, se procedió a celebrar el matrimonio civil seguido de una fiesta tradicional donde asistieron un buen grupo de invitados con quienes nos integramos bajo los ritmos de la música, los bailes, la comida y las bebidas de todo tipo.

En el transcurso de dichos festejos los novios, o mejor dicho los flamantes esposos,  nos comunicaron a su círculo más cercano de amigos la negativa del padre de la novia a dejarlos marchar juntos como marido y mujer. Él quería que Jorge regrese en las vacaciones del próximo año para celebrar el matrimonio religioso y así poder iniciar su luna de miel.

Ante esta situación, la pareja mostró impotencia y cierta resignación; pero los amigos presentes les aconsejamos que no se resignaran y que lo mejor seria que se fugasen…. Y que al año siguiente regresaran para celebrar la ceremonia religiosa.

La novia temía que su padre y sus hermanos frustrasen este plan, motivo por el que se decidió emborracharlos cargando sus  vasos con más licor hasta conseguir  dormirlos.

El escape seria en dos caballos a las seis de la mañana por la puerta posterior. Cabe mencionar que fue tarea difícil encontrar dos caballos disponibles en tan poco tiempo y en tierras desconocidas.

En efecto, al amanecer salieron sigilosamente; a cierta distancia aguardaban los caballos y se pusieron en acción lo antes posible. A los pocos minutos se les vio avanzar por el camino serpenteante en dirección a la “camioneta combi” que se divisaba a la distancia en Chalhua.

Aquella imagen del galán que se llevaba a su amada a caballo por delgados caminos de herradura, fue una estampa de gran carga romántica, quizá esta acción la soñaban muchas mujeres para sí mismas, así como cuando su galán se bate a tiros o se pelea a golpes por su amada.

Una vez que la “combi” arrancó llevando a ellos en su “romantica fuga” hacia Yungay, nos llegó la tranquilidad a los amigos de los novios; a quienes por nuestra participación, nos tocó también una parte de esa felicidad, por nuestra complicidad en los hechos, opacada en parte por la gran resaca de los festejos.

(*) Alberto Angeles, es Ing. Agrónomo,  vive en España, pertenece a la promocion 1966 del Colegio Santa Ines de Yungay.  El articulo fue estraido de la Revista “En aras del triunfo”

Sitio web optimizado por: Posicionamiento en Google
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento