Poema: Ave Fenix

AVE FENIX

Por: Julio Olivera Oré – Historiador y poeta

Ventidos mil voces de agonía
aumentaron el horror
tras la hecatombe,
llanto aterrido
de sobrevivos deudos.
Melodía pavorosa.
Roe al alma y
destroza al corazón.

han pasado los años,
nadie olvida la tragedia.
El dolor mitiga,
la pena vislumbra..
!Fulgor de una ilusión.
esperanza de un consuelo!

hasta los muertos sepultados
en las plazas y en las calles,
envian sus mensajes
en las flores que rutian
de la tierra convulsiva.

Y en las fulgurantes copas
de las palmeras,
sobreviven los retoños..
Los quinuales milenarios
donde el Ave Fenix
asienta su nido.

Por el pedregal de moles
y el escombro de las ruinas.
nuevos prometeos
van resucitando los prados.

Un resplendor de alborada
invade el paisaje.
El cefiro odorante y galano
mece el capullo de las retamas
y descorre el velo del iris
de la luz.

Otra vez, el hechizo de las cumbres
y el embrujo del lugar,
van ofreciendo su encanto
de la belleza de Yungay

Sitio web optimizado por: SEO Valencia
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Plugin WordPress Maintenance