Poema: A DOÑA INÉS

A DOÑA INÉS

Por Roger Villón Angeles  (*)

 

¡Sacadlos de mi vista ¡ esos bastardos no me sirven.

ociosos, mentirosos y ladronzuelos, solo saben comer,

vociferaba  omnipotente el conquistador

sin reparar  que apenas eran  unos niños, que al  ver

su barbado y fiero aspecto, asustados echaron a correr,

no les importaba las penurias y su hambre,

solo cavilaban en  plata y oro, ciegos de codicia y poder.

 

Entonces del cieno hediondo y   abrasador

desafiante apareció,  cual   secreta  deidad

orlada de flores  y sanas intenciones

una dama de alcurnia  y noble corazón

que con  pétalos hermosos y fragantes

los cubrió   de frescura y bondad

 

¡Tomad mis haciendas y toda  mi fortuna!

le ordenó al sorprendido gobernador

¡haced que los niños de esta villa tengan pan y educación!

 

Acataron incrédulos  su  insólita decisión

y los niños de la Villa Yungay   conocieron  el resplandor

de  la sabiduría y  el genuino amor.

Su rostro indudablemente bello,  se perdió en el tiempo

más no su espíritu  generoso  que crece  inmaculado.

Guía visionaria,  filántropa,  precursora  de mil batallas

noble, caballerosa matrona  de sueños increíbles

Doña INES DE SALAS VIUDA DE LOPEZ VILLOSO

vivirá para siempre.

 

————————

(*) Roger Villón Angeles, yungaíno, exalumno de Santa Inés,

de la Promoción Ciro Alegría – 1969, poeta y editor grafico.

Sitio web optimizado por: SEO Valencia
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento